Chris Jericho venció a Bray Wyatt en WWE Battleground 2014


Después de quince años en la WWE, Chris Jericho sigue en lo más alto y lo demostró con una sorprendente victoria sobre Bray Wyatt. Si ha habido una superestrella que podría definirse como el anti-Y2J, ese es Wyatt. El auto-proclamado Devorador de Mundos fue capaz de derrotar a John Cena este año, pero no pudo hacer lo mismo con Chris Jericho, uno de los pocos artistas que aún quedan en el mundo del deporte-espectáculo.

Flanqueado por los indestructibles Luke Harper y Erick Rowan (que a principios de la noche compitieron en una agotadora pelea por los títulos por equipos), Bray se propuso demostrar el poder de sus palabras contra alguien técnicamente superior como Jericho. Al principio, su profecía parecía hacerse realidad con una serie de maniobras devastadoras, pero cuando Y2J se quitó de encima a los tres miembros de la Familia Wyatt con un 'crossbody' volador desde la esquina del ring, la moral comenzó a cambiar de bando, sobre todo cuando el árbitro Mike Chioda expulsó a Harper y Rowan del ringside, después de presenciar una flagrante interferencia por parte de Harper.

Pero la ofensiva de Jericho no duró mucho. Cada vez que el campeón lanzaba una patada, un 'clothesline' o un 'axehandle', Wyatt respondía con varias maniobras para maltratar a su rival. En un momento dado, la cabeza del líder de la secta se estrelló contra un esquinero del ring, lo que permitió a Jericho colocarse encima de su enemigo, pero Wyatt tuvo las fuerzas suficientes para agarrarse a la cuerda inferior y acabar con el intento de 'pinfall'. Un momento más tarde, Bray estaba de nuevo con el control del ring gracias a un DDT e Y2J fracasaba al ejecutar los Muros de Jericho, lo que llevó a muchos a creer que iba a ser superado finalmente por su rival más joven.

Pero nada más lejos de la realidad. Con la misma rapidez que mostró a su llegada a la WWE en 1999, Jericho conectó un 'Codebreaker'. En el centro del ring, Bray no tuvo cuerdas para apoyarse ni secuaces que le defendieran, por lo que quedó a merced del Ayatolá del Rock 'n' Roll, que se lanzó a por su rival demoníaco y logró la cuenta de tres, sorprendiendo a Wyatt y a los muchos que escuchan con atención sus sermones.

Con la derrota de Bray ante el primer Campeón Indiscutible, Wyatt debe ahora pensarse si todavía cree ser el actual maestro de las marionetas de la WWE. Visto lo visto, si Bray está buscando a alguien para salvar, tal vez debería pensar en sí mismo.